Ayer día 8 de junio, el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó el Plan Director de Promoción Industrial. Este, define las políticas de impulso a la competitividad del sector en el horizonte 2017-2020, con una inversión prevista de 836,6 millones de euros.

La Consejería de Economía y Hacienda como impulsora de la iniciativa, en colaboración con el resto de áreas del Gobierno, ha dialogado con distintos actores hasta cerrar un documento que incorpora las aportaciones de los grupos parlamentarios, como quedó reflejado en el acuerdo por la reindustrialización sellado el pasado 29 de marzo; del Consejo del Diálogo Social; del Consejo Económico y Social (CES), y de las entidades, instituciones y organizaciones más representativas de la Comunidad.

El Plan presta especial atención a los seis sectores que la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) de Castilla y León 2014-2020 cataloga como prioritarios debido a la capacidad generadora de riqueza y empleo. Estos sectores son: agroalimentación; automoción, componentes y equipos; salud y calidad de vida; energía y medio ambiente industrial; hábitat; industria cultural, y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Además, el Plan plantea cuatro objetivos generales.

  • Reindustrializar y avanzar hacia el liderazgo industrial de manera que la industria manufacturera represente el 20% del Valor Añadido Bruto (VAB) de Castilla y León en 2020 (actualmente 17,7%).
  • Incrementar el gasto público en I+D+i hasta alcanzar el 3% del gasto no financiero de las consejerías en 2019 y llegar al 3% del PIB entre la inversión pública y la privada en el horizonte del plan.
  • Programación de medidas para favorecer nuevas actividades productivas, potenciar los recursos endógenos y reforzar los sectores más consolidados.
  • Aumentar el tamaño de las empresas.

Fuente: BurgosConecta