Un crecimiento en las ventas del 3.2% en un contexto de caída del 0.5% en la producción mundial de coches hace que uno de los mayores fabricantes de interiores de vehículos del mundo, Grupo Antolín, cierre el año 2018 con unos ingresos de más de 5.4000millones de euros. Cifra en previsión de aumento gracias a los 429 proyectos en los que está trabajando la empresa.

Las continuas adaptaciones en la movilidad del futuro hacen que la compañía encuentre oportunidades de negocio apostando por el desarrollo de productos integrados con mayor tecnología y electrónica que ofrezcan nuevas funcionalidades y reduzcan el peso. Además, van a apostar fuertemente por lo modelos eléctricos con una previsión de programas de producción para más de 30 modelos de los cuales más del 50% todavía no han llegado al mercado.

Haciendo referencia a estos vehículos, Antolín tiene previsto construir una fábrica en Cuautitlán (México) para el suministro de paneles de puertas que Ford tiene previsto producir en México para todo el mundo.

Por otro lado, en 2018, Grupo Antolín inauguró las plantas chinas de Guangzhou y de Shenyang especializada en el negocio de iluminación; y abrió la fábrica de Shelby (EEUU).
Además, en 2019, la compañía tiene previsto realizar inversiones con un valor de 300 millones de euros, con el fin de ampliar su estructura industrial.

Fuente: BurgosConecta y diarioDeBurgos