Las empresas burgalesas apuestan por el exterior para compensar la caída del consumo interno derivado de la crisis del coronavirus.

En la provincia burgalesa, las exportaciones se han incrementado un 6,6% en la primera mitad del año. La Unión Europea sigue siendo el principal destino de las exportaciones con Francia, Alemania y Portugal a la cabeza. Pero en cuarto puesto, se encuentra situado ya China. Estados Unidos está muy cerca también.

El gigante asiático ha multiplicado por dos las compras a compañías burgalesas en demandas como la carne fresca procedente de Campofrío que constituye un gran número de ventas a Pekín (96 millones en el primer semestre), los productos de farmacia de Glaxo, los cosméticos de L’Oreal o el caucho de Bridgestone. En menor medida lo hace el vino de la Ribera del Duero.

Hace 20 años entrar en el mercado chino era complicado, había que emplear muchos recursos y costaba mucho tiempo ganarse la confianza de los importadores pero las cosas han ido cambiando gracias a la propia evolución política y económica de China además de las relaciones comerciales establecidas desde hace años. Estamos ante un país más abierto, lo que facilita los contactos comerciales con el exterior.
En Estados Unidos el aumento de las exportaciones está en un 60% en el primer semestre. Las manufacturas de fundición de hierro y acero forman la mayor parte de las ventas: 80 millones en total. A estos le siguen los productos cosméticos de L’Oreal, el aluminio y el vino.

Las grandes empresas disponen de sus propios departamentos de internacionalización, pero las pymes precisan de formación continua para acceder a los mercados internacionales y adquirir los conocimientos y la experiencia necesaria.
Pensando en las pymes existen diversas acciones formativas, o ayudas desde Burgos. La Cámara de comercio trabaja activamente en la internacionalización de nuestras empresas con proyectos como XPande con asesoramiento en planes de internacionalización o XPande Digital para posicionar digitalmente la empresa y competir en mercados internacionales. Por otro lado, SODEBUR y CEEI también trabajan en la internacionalización de las pymes rurales desarrollando un plan de acción dentro del proyecto europeo Interventures.

Fuente: DiarioDeBurgos