Campofrío Food Group acaba de presentar sus resultados finales del 2019 donde se reafirma el crecimiento en un 4,4% con respecto a 2018. El volumen ha pasado de 2.052,84 a los 2.143,29 millones.

El aumento, que ronda los 90 millones de euros, es el mayor incremento que registra la empresa desde 2013. Esto sitúa a la compañía en la primera posición dentro del sector de elaborados cárnicos, lejos de Vall Companys y ElPozo Alimentación. Además, es el tercer grupo de la industria de la alimentación, solo por detrás de Ebro Foods y Coca-Cola.

Además, hay que destacar que las ventas en otras filiales en Europa suponen ya el 64% de la facturación de Campofrío Food Group. Actualmente opera en Francia, Bélgica, Holanda, Portugal, Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos o Rumanía.

Con respecto a las inversiones, la compañía ha realizado un desembolso de 63,9 millones durante 2019. El fin fue la mejora de las capacidades productivas de sus fábricas. Claro ejemplo de ello, la implementación del sistema de Mantenimiento Productivo Total (TPM) en la fábrica de Nueva Bureba.

Aunque no tenemos datos del 2020, hay que destacar la producción al 100% en el inicio del estado de alarma. En esas fechas, los ciudadanos hicieron compras masivas en los lineales de los supermercados provocando un aumento considerable de la demanda.

Nueva Bureba de Campofrío -y al resto de plantas del grupo en España- se vieron obligadas a producir durante cerca de un mes por primera vez al 100% de capacidad. Luis Pérez Montero, director industrial de la compañía, admitía la buena respuesta a tal demanda del mercado.

Fuente: DiarioDeBurgos

Otras noticias de Campofrío