DAU componentes, la empresa perteneciente al grupo Cropu, ha confirmado la llegada del coche eléctrico como una realidad, ejecutando una inversión de 8 millones de euros destinada a la adquisición de bienes de equipo con la que crear una nueva línea de producción de componentes para el sistema de freno de estos vehículos.

Además, cabe destacar que, aunque esta inversión haya sido destinada para la automatización de un proceso, esto ha servido para consolidar 23 puestos de trabajo, dejando la plantilla actual en 168 empleados.

La inversión es fruto del trabajo previo del equipo de I+D que obtuvo como resultado un aumento de la capacidad de producción de las instalaciones DAU en el polígono de Villalonquéjar.

La nueva línea dedicada a la fabricación de pistones de freno traseros, estará a pleno rendimiento en estos primeros meses de año, suponiendo un giro radical ya que es un proceso mucho más automatizado, con máquinas interconectadas y una gestión de espacios y personas más eficiente.

El destino de este nuevo producto se enfoca al mercado europeo ya que en la actualidad es donde se está concentrando la fabricación de automóviles.

Fuente: Diario de Burgos