El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, auguró en Burgos cinco “buenos años” para la economía española culminando el proceso de desapalancamiento de las empresas, durante la conferencia-coloquio que pronunció bajo el título ‘Consolidación de la recuperación económica’, organizada por Diario de Burgos y patrocinada por Banco Santander. En este sentido, aseguró, esto se conseguirá “si España es capaz de culminar razonablemente el proceso de desapalancamiento de la economía, de reducir el endeudamiento con la nueva normativa de insolvencia, con una situación bancaria que es mucho más saneada que la que se tenía”.

Para De Guindos también será necesario que “la reducción de gastos de empresas y de familias empiece a ser más favorable al crecimiento económico, como está siendo y puede ser”. Así, afirmó que “las posibilidades del país son muy importantes”, más allá –precisó- de los “riesgos a la baja” geopolíticos, el caso de Grecia o que se tenga una situación de inestabilidad política en algún sitio.
En este contexto, señaló: “Dando por hecho que la sociedad española es sensata y madura y va a tener en consideración todos estos factores, los próximos cinco años pueden ser no solo mucho mejores que los últimos cinco sino que pueden ser buenos ejercicios”. Durante su intervención, el responsable de la cartera ministerial también agregó que la economía española ha sufrido “un giro importante” y que el país ya lleva siete meses de crecimiento y cinco con crecimiento estabilizado. Asimismo, calificó de “polémica falsa” la generada sobre el rescate bancario en España y aseguro que “no se ha rescatado ningún banco ni entidad” sino “a los depositarios”, aclaró. “El planteamiento que se hizo –expuso- desde el punto de vista de no pedir el rescate sino ayuda financiera es uno de los aspectos que marca un punto de inflexión en la evolución de la economía del país”. De Guindos relató que en la actualidad, la situación fiscal y sus perspectivas es diferente a las de hace tres años como consecuencia, dijo, a los índices de competitividad alcanzados, “de los más competitivos de la UE”, resaltó, y a una dinámica del mercado laboral que difiere de la registrada al inicio de la crisis.

Sin embargo, reconoció: “Nos enfrentamos a una serie de incertidumbres” debido a que 2015 es un año electoral y avanzó que mañana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciará una serie de medidas relativas a la solvencia que supondrán que “va a ser el año de la consolidación española”, afirmó. Asimismo, se mostró convencido de que España se encuentra en “el inicio de la recuperación económica que acabará dando salida a la crisis”, a la vez que resaltó que “el futuro es muy distinto al que se tenía hace tres años” ya que, según reiteró, “el Gobierno se encontró con la crisis más compleja de los últimos años” y cuya prioridad era la de “la no intervención o rescate”.

En cuanto al sector de la construcción, apuntó que 2015 va a ser “el primer año en el que dejará de ser una rémora”. “Ya no destruye empleos sino que, con prudencia, crea empleo”, destacó. Por lo que respecta a las grandes reformas inmediatas para mejorar la competitividad, De Guindos señaló que “la reforma laboral ha funcionado” y que “el núcleo central de la reforma está hecho”. En el sector financiero, dijo, “queda una parte muy importante, que es desinvertir en Bankia y en la pequeña entidad de Murcia y Granada, Banco Mare Nostrum”.

El ministro de Economía y Competitividad aseguró igualmente que el acuerdo alcanzado el pasado viernes con Grecia demuestra que en la zona euro “no hay atajos”. “El acuerdo refleja que no existen atajos ni búsqueda de alternativas a lo acordado y que estas reglas, que son fuertes, se han de respetar”, enfatizó. Al mismo tiempo, se mostró convencido de que Grecia no va a salir del euro porque “sería suicida desde el punto de vista de la sociedad griega”, remarcó. “Vamos a llegar a buen puerto de la moneda común europea”, apostilló. De Gundos también respondió a preguntas relacionadas con el sector eléctrico español, del que dijo que es “mucho más sostenible” que lo que era hace dos años. “Decisiones dolorosas y difíciles”, en alusión a la subida de los últimos meses, pero que, en su opinión, “era la única alternativa posible” porque, según expuso, “la situación era tan complicada que era la alternativa del mal menor”.

Luis de Guindos también habló acerca de las negociaciones entre la UE y Estados Unidos relativas al tratado de libre comercio. Un tema que calificó de “importante” para España y las empresas de Castilla y León ya que “se podría crear la zona de libre comercio más amplia del mundo”. Al respecto, aseguró que España va a apoyarlo porque es “muy positivo” para el país. A su vez, reconoció que existen reticencias por parte de algunos países que son “más proteccionistas”, si bien confió en que en los próximos trimestres se tengan “noticias positivas” en este sentido.

Por su parte, Juan Vicente Herrera destacó durante la presentación de la ponencia del ministro Luis de Guindos que Castilla y León alcanzó en 2014 un crecimiento «en torno a la media nacional» del 1,4% del PIB. Todos los sectores, salvo el primario («por la bajada de las producciones agrícolas, fundamentalmente»), han crecido. Herrera resaltó el peso de la industria, que con un porcentaje por encima del 6% «ha sido, de todas las comunidades autónomas, la que mayor crecimiento ha experimentado en los índices de producción industrial». Esto se ha traducido, explicó Herrera, en un fuerte impulso al sector exterior, que sube en el entorno del 6% y alcanza más de 13.300 millones en exportaciones, un «récord histórico». Este esfuerzo se traduce también en empleo: 18.000 parados menos en el último año, en datos de enero, y casi 15.000 afiliados más a la Seguridad Social. «Es una tasa de paro elevadísima -reconoció- pero casi 4 puntos inferior a la media nacional».

Fuente: ICAL / Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *