10 años para hacerse con nombre propio en el transporte burgalés para la compañía Distorn, fundada por Javier Matellanes.

Hasta el momento, la empresa ha operado en alquiler de las viejas instalaciones de Metalibérica y actualmente, acaba de adquirir las antiguas naves de Pescanova en la Calle Páramo 5-7.

La empresa burgalesa se dedica principalmente a la manipulación de mercancías, almacenaje y transporte, y gracias a su crecimiento exponencial en facturación y portes esto los ha llevado a buscar una nueva ubicación para sus instalaciones. De esta forma, ya están trabajando en la demolición y construcción de sus futuras naves.