El proyecto Greener dedicado a la descontaminación de agua y suelos es liderado por la Universidad de Burgos, entre 22 socios de Europa y China.

Este proyecto pretende dar uso a las nuevas tecnologías para conseguir una descontaminación más eficaz y rápida de hidrocarburos, antibióticos, metales pesados y plaguicidas.

Rocío Barros, investigadora principal del proyecto, menciona que los métodos tradicionales de descontaminación conllevan más riesgo, que los nuevos sistemas con los que se está trabajando que están basados en el uso de microorganismos, algas y otras plantas.

El proyecto tiene una duración de cuatro años y cuenta con un presupuesto en torno a los cinco millones de euros.