Como ya se venía informando anteriormente, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Burgos realizó una fuerte inversión (26.6 millones) apostando por el futuro y ampliando la capacidad para llegar a nuevos mercados.

Con esta idea se adquirió una nueva maquinaria que aumentaba la velocidad de trabajo y mayores formatos de papel; idea que el pasado 25 de enero en el acto de inauguración de la misma se confirmó indicando que la capacidad de maquinaria de la fábrica se ha incrementado un 50%.

En el acto de presentación. Jaime Sánchez, director general de la Real Casa de Moneda y Timbre explicó que con esta máquina se pasaran de las 2.000 toneladas de papel que se producían hasta alcanzar valores superiores a las 3.300 toneladas.