Javier Macicior es desde 2016 el director general en la empresa burgalesa Kronospan y el encargado del impulso definitivo para la implantación de la multinacional austriaca del sector de la madera en España. Tras un período convulso, el ejecutivo consiguió voltear –tras una fuerte inversión de 130 millones de euros- la tendencia hasta ese momento para incrementar la facturación desde los 146 millones a los 187 millones con los que cerró 2019.

Macicior, es ingeniero técnico superior de Montes y ha vinculado su trayectoria profesional al sector de los transformados de la madera. Inició su andadura laboral en Puertas Norma, llegó a la dirección general de Puertas Dimara, hasta que Kronospan la adquiere, y posteriormente adquirió su puesto actual.

Como retos se ha enfrentado en 2019 a la caída de precios del tablero y la reducción de márgenes de la empresa. Además, ha sufrido la adaptación interna a todos los cambios en la etapa Covid. Así como el ajuste de precios de materias primas, que han ido muy al alza en los últimos meses.
Y como consejo que nos da para desarrollar un negocio en una economía globalizada, señala: “viaja y observa”. Así como clave rodearse de los mejores: “si puede ser, de gente mejor que uno mismo”.

Kronospan es una empresa familiar de origen austriaco con 120 años de historia, que se erige en el mayor fabricante de tableros aglomerados, fibra de madera y suelos laminados del mundo. Comenzó su actividad como una serrería y en la actualidad posee más de 40 fábricas en todo el planeta e invierte 1.000 millones de euros anuales en la modernización y ampliación de sus plantas, en la construcción de nuevas y en la adquisición de factorías ya existentes.

En España, la multinacional cuenta con 2 fábricas, ambas en la provincia burgalesa, la de tablero aglomerado y melamina de Burgos y la de Salas de los Infantes, de tablero MDF.

Fuente: CastillayLeonEconómica