Tras la puesta en marcha de la nueva máquina de papel, la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre (FNMT) produce casi un 50% más, una máquina que requirió de una inversión de 27 millones de euros y que se espera que para 2020 produzca 3.200 toneladas de papel moneda.

Para asumir la mayor carga de trabajo que esto supone, hay una oferta de empleo público en marcha con 10 plazas de auxiliar de taller, que quizás tenga que ser ampliable.

En la última década se han inyectado en la factoría burgalesa 60 millones de euros, 27 de ellos destinados a levantar el almacén acorazado y a la compra e instalación del nuevo equipamiento en el recinto ubicado entre Fuentecillas y la barriada San Juan Bautista.

La fábrica burgalesa siempre ha suministrado papel para imprimir billetes tanto al Eurosistema como a numerosos bancos centrales e imprentas de moneda de todo el mundo (una treintena de países).

Fuente: Diario de Burgos