En la industria alimentaria, también en el sector del pescado y marisco congelado, crecer es fundamental. Es por ello que Pescafácil estableció una alianza con el grupo Lamar y diseñaron un plan de negocio nuevo. Este plan estaba orientado a aumentar la capacidad de procesado de langostino, del que la segunda compañía es productor. En 2019 comenzó la inversión -finalmente 3,5 millones- para poner en marcha una nueva línea de cocción y congelado y una cámara frigorífica. El resultado del desembolso es que a finales de noviembre la empresa ya estaba preparada para duplicar su producción. Actualmente los datos eran de 3.500 toneladas anuales- y una facturación -de 22 millones de euros al año.

Esta línea ya comenzó a dar sus primeros pasos de cara a las navidades con una respuesta mejor de lo esperado. Además, se espera traspasar las fronteras de España y Portugal en otros países como Francia, Bélgica, Italia, Holanda, Ucrania o los Balcanes. Pescafácil ha reforzado su estructura comercial con un departamento de exportación.

Otro de los objetivos es ponerse a la altura de otros competidores en capacidad de producción y posicionarse como un operador principal.

Fuente: DiarioDeBurgos