Van dirigidos a todas aquellas empresas y autónomos que necesiten financiación para un proyecto empresarial que sea viable, y quieran beneficiares de las ventajas del aval de una sociedad de garantía, bien porque no tienen garantías suficientes para obtener un crédito de la entidades financieras, bien porque contando con el aval de una SGR sus condiciones de tipo de interés y plazos de amortización mejorarán sensiblemente y bien porque requieran el aval para garantizar compromisos distintos a los de financiación y lo puedan obtener de las SGR en mejores condiciones que de otros proveedores de avales.

Hay varios tipos de avales: financieros, técnicos, ante la administración o ante terceros.

Toda la información en CERSA