A la planta burgalesa de Verallia, una de las empresas líderes a nivel mundial del sector de los envases de vidrio, le ha coincidido el estallido de la pandemia con su proceso de renovación de las instalaciones. A pesar de ello, la firma ha continuado con su planificación y han inyectado más de 12 millones de euros para modernizar la fábrica.

Gran parte de la inversión se ha destinado a la reparación del segundo horno de fundición, dedicado a la fabricación de botellas de vidrio blanco. En total han sido cerca de 8 millones ejecutados durante verano. En ello han participado 430 trabajadores de 41 empresas diferentes, muchas de ellas burgalesas pero también internacionales.

De media cada horno -en Verallia tienen dos- tiene una vida útil de alrededor de 16 años; pasado este tiempo se suelen reconstruir, como ocurrió el año pasado con el de mayores dimensiones, previa inversión de 33 millones.

Con ello y tal como admite Eulogio López, director de la fábrica, la planta burgalesa se ha convertido en una de las plantas de vidrio de mayor tamaño en Europa y la más grande que la compañía tiene en la Península.

Otras inversiones de Verallia en 2018

Fuente: DiarioDeBurgos